Foto: Carlos Muller

“Aquí comienza Lollapalooza”, con aquellas palabras Álvaro López dio la señal de inicio para el debut de los López y a la vez el mismo festival. El sol pegaba fuerte y poco a poco los asistentes ingresaban al parque. El público no era mucho por las razones ya mencionadas, pero de todos modos, hubo unos cuantos que disfrutaron la nueva apuesta pop-rock, acompañando con las palmas temas como ‘Respiramos bajo H20’ y ‘El Drogadicto’, la última con una notable interpretación.

Lamentablemente, la presentación estuvo marcado por la sombra de la ex banda de los hermanos, Los Bunkers. Con tan poco material original, la banda se vio obligada a realizar múltiples cover incluyendo ‘Corazón Delator’ de Soda Stereo y recurrir a singles de su ex banda. Incluso con las adiciones, la banda no finalizó el show a la hora, tocando menos de lo presupuestado según el horario.

Foto: Carlos Muller

El punto negativo que apaña la ocasión no es la calidad de la presentación, que con su corta duración dejó en claro que con un poco más de maduración de los temas y la presentación en vivo, López podría llegar a ser una nueva e interesante apuesta para la industria musical chilena. La pregunta es por qué poner una banda sin repertorio suficiente en un escenario como el Coca Cola, cuando a la mano hay bastantes que podrían haber tomado el cupo triunfalmente, incluso algunas que se encontraban delegadas a escenarios mas pequeños. Tal vez el tiempo no era el correcto, y en 2 años mas López podría estar mejor preparado para dar un show que genere una recepción mas cálida y una impresión más duradera.