Now Reading
Protistas + Ducktails: la nostalgia del adiós

Protistas + Ducktails: la nostalgia del adiós

“Hoy comienza la estación donde todo brilla más”, canta Álvaro Solar para dar inicio al final: el pasado jueves 17 de diciembre la Ex Oz recibió al último S.U.E.N.A del año que, tristemente, coincidió con el final de una era.

‘Ojos Favoritos’, ‘Granada’, y ‘En Mis Genes’ no sólo funcionaron como antesala para preparar a los asistentes para lo que sería el show de Ducktails, sino que se transformaron en coreados himnos de la última fecha internacional que albergó el mítico centro capitalino que cerrará sus puertas “para convertirse en una universidad privada”, como acotó sentidamente el líder de la banda. Quizás sólo en ese momento muchos de los fanáticos se enteraban de la noticia, y de un momento a otro se sintió cómo la fiesta comenzaba a transformarse en una despedida a la que nadie quería asistir realmente.

‘Hospital Salvador’, ‘Dientes Feos’ y ‘Nicaragua’ culminaron la puesta en escena de unos Protistas que para estas alturas ya saben lo que hacen sobre el escenario, y volvieron a demostrar por qué Nefertitise ha posicionado como uno de los lanzamientos más sobresalientes de los últimos años de la escena musical local, mismo disco que toca como eje central la unión y la familia, esas metafóricas características que se expandieron durante la nostálgica noche que avanzó más rápido de lo que nos hubiese gustado.

12377892_10153120279185947_2802923955348133975_o

Bastaron los primeros acordes de ‘Ivy Covered House’ para armar el rompecabezas que muchas veces significa teloneros y platos principales. Protistas cumplió a cabalidad el rol de hermano menor en esta pasada y le dio la bienvenida a Ducktails, la banda liderada por Matt Mondaline, o como muchos suelen llamarla: “el grupo del guitarrista de Real Estate”.

Luces tenues, una voz que no busca la perfección porque la cotidianidad no suena como un coro de ángeles, y una ejecución tan bonita musicalmente hablando, repletaron el galpón de Chucre Manzur.

Con cinco discos en el bolsillo y una serie de publicaciones colgadas por amor en internet, Matt demostró que puede más que la sombra que tiene por ser parte Real Estate. No está intentado sobresalir más. Se nota y se agradece.

Dream pop que nos abrazó a todos como tratando de consolarnos por lo que tuvimos y que ya no volverá. “Me contaron que este lugar se convertirá en un mercado de pañales”, bromea el bajista de la banda antes de darle paso a las canciones que terminan de demostrar qué es Ducktails realmente.

‘Killin the Vibe’, ‘Heaven’s Room’, ‘Under Cover’ y ‘Surreal Exposure’ contentaron a los asistentes que se entregaron a la psicodelia disfrazada que presenta el oriundo de Nueva Jersey, esa que camufla a la perfección con los tintes más populares de Real Estate,y que pega tan bien con la influencia de Julia Holter en este último trabajo, St. Catherine.‘Church’, la canción compuesta por la responsable de uno de los mejores lanzamientos de este 2015, inunda la Ex Oz y la despedida ya es inminente.

1618369_10153120282260947_1017936483787236002_o

El teclado de Matt, la compañía infalible del bajo, y la amable introspección a la que invitan sus composiciones terminaron por consolidar el talento de Mondaline.

Sutil, íntimo y adorable, así suena Ducktails, tal como fueron muchos de los momentos que se vivieron en el lugar que tantos buenos conciertos ha albergado.

Tal vez, algún día, Solar y compañía nos logren responder “dónde van los recuerdos cuando ya no queda nadie”.

Puedes revisar el registro fotográfico en el álbum, por Nicole Ibarra.

POTQ Magazine  2005 - 2020