Lollapalooza Chile 2013, domingo 7 de abril, Lotus Stage, 17:30 hrs.
Foto por Jaime Carrera

El Teatro La Cúpula era una especie de microcosmos dentro del universo que era Lollapalooza Chile 2013. Más transitable y cómodo, con mejor señal telefónica que buena parte del Parque O’Higgins y, por supuesto, muchísimo más fresco. Como lugar para ver música, un agrado. Como escenario para tocar, una trampa dispuesta para cualquiera que se dejara arropar por el relajo y terminara dando un show a media máquina. Pero con Protistas pasó todo lo contrario: desde el primer minuto mostraron pasión y entrega, como si fuera el show más importante de su carrera y como si tuvieran 5 mil personas delante.

Pese a toda la exposición que les dio su última placa, “Las Cruces” (2012), y a su reciente gira por Norteamérica, el quinteto aún se ve a sí mismo como una banda en pleno proceso de darse a conocer y planifica todo en base a esa perspectiva. De ahí que su set no estuviera cargado a lo más reciente, sino que repasara todo su catálogo. Esa decisión hizo espacio para buena parte del notable “Nortinas War” (2010), incluyendo una grandiosa ‘Incendio en Mi Corazón’ que contó con la sorpresiva aparición de Camila Moreno (con quien cantaron dos temas).

‘Granada’ y la reencarnada ‘Videocámara’ fueron otros puntos altos de un show digno de la instancia en que se encontraban. Más allá de la afluencia de público (algo así como un tercio de la capacidad del recinto) y de algunos problemas que tuvieron a momentos con el retorno y el volumen de los micrófonos, lo fundamental y lo más destacable de todo, además de la ejecución, fue la actitud: Protistas salió empapado del escenario. Como los que dejan todo. Como corresponde.

Revisa más fotos en nuestro Facebook