POTQ Magazine

★ Popular ahora

Conciertos, Reseñas

Wavves: Los reyes de San Diego

Alex Miranda Publicado el 18 de Abril de 2018 por

15 artículos
  • Comentarios

‘This conversation is getting booooriiiing’ canta el vocalista Nathan Williams, quien hace poco cortó su pelo californiano y ahora luce como una versión más rapada de Kevin Owens. La letra es el coro de la canción ‘Way Too Much’ del disco V (2015), y es con la que comenzaron el concierto. También fue el comienzo de la fiesta en el público.

Porque, si bien Adelaida y Playa Gótica pusieron todo de su parte para prender a la gente, no fue hasta que esa mole humana que es Stephen Pope aparece en el escenario, con su bajo ‘flying V’ en las manos y sus inconfundibles rulos teñidos de rubio, que la gente de verdad despertó. Nada hizo pensar que cuando comenzó ‘Way Too Much’ la cosa se iba a prender tanto.

De ahí en adelante, el Espacio San Diego se transformó en otra cosa. Ya en a la segunda canción – ‘King of The Beach’ del disco del mismo nombre del 2010- la gente estaba vuelta loca, saltando y haciendo que el piso del Espacio San Diego retumbara. Casi que el final obvio para este concierto era que todos, músicos y público, rompieran el suelo a saltos y pasaran de largo al primer piso. Después vendría ‘Idiot’, del mismo disco. No habrá playas en Santiago, si lo fueran serían los reyes absolutos ¿Cuenta la playa de Lavín?.

Si bien algunos critican el sonido que tuvo la banda, no es como que uno no supiera qué es lo que iba a ver, y según los estándares con los que se contaban en ese lugar, el sonido resultó y cumplió con lo que debía. El problema fue cuando Alex Gate, alrededor de la quinta canción tuvo problemas con su amplificador de guitarra y tuvieron que hacer una pausa larga antes de decidir que lo mejor era continuar con una versión de ‘So Bored’ -de su disco de 2010, Wavvves– sin la segunda guitarra.


El problema del amplificador persistiría en algunas otras canciones, pero nada muy evidente a excepción de cuando Williams gritó un fuerte “fuck!” al ver que de nuevo no funcionaba el aparato. Fuera de esos detalles, Wavves terminó dando una sorpresa al prender a todo el mundo y dando un show que será recordado por su fuerza y compromiso. Si hasta había un tipo con el mismo gorro del GTA San Andreas que ocupa Williams para tocar ‘Nine Is God’ en vivo en el show de Conan O’Brien.

Punto aparte para el final. Sin bises, sin parafernalia, solo un puñado de buenas canciones: ‘Heavy Metal Detox’, la ya nombrada ‘Nine Is God’, ‘Post Acid’ y ‘Green Eyes’, en ese orden y con toda la fuerza que les quedaba. Si bien Wavves no es una banda que hayamos visto en vivo muchas veces antes en Chile, uno puede notar cómo ha crecido, si hasta sabe prender al público tomando directamente de la botella o saltando del escenario con una vuelta en el aire al final de ‘Green Eyes’, la gente la pasó bien. Y respecto a esto último, no hay videos en Youtube del salto, pero sí hay uno exactamente igual de cuando tocaron en Argentina en Niceto Club, lo que demuestra que lo Williams lo hace seguido. Una muestra de compromiso con dar un buen show, o quizás una forma de expresarse borracho, da igual cuál de esas opciones sea, el piquero al público genera el vínculo. Lo mismo pasa con Wavves.

Fotos: Gary Go / Red Bull Content Pool

blog comments powered by Disqus