Now Reading
Diez Caminos: Once de Fan Lee

Diez Caminos: Once de Fan Lee

Piedra angular de Playa Gótica y una voz que ya nos mostró su versión solitario en Ningen, el primer largo. Hace unos días, el 11 del mes 11, fue estrenado esta segunda placa cargada al hyperpop. La madurez compositva que adquiere la artista queda plasmada en esta extensión de lo que fue Fanny Leona. Un álbum que se divide orgánicamente entre una primera parte más atmosférica y una segunda parte más oscura y lúdica.

Conversamos con Fan Lee sobre los procesos que la llevaron hasta donde está hoy; todo lo que le acompañó en estos tres años de creación y construcción.


Este disco fue un recorrido super intenso, ya que nunca había producido y mezclado completamente sola un LP. La libertad de experimentar e innovar con sonidos fue invaluable, introducir emociones que antes no había explorado.

Fue una primera vez que significó poder dirigir más explícitamente lo que me inspira. De todas maneras, Once fue un proceso creativo con una búsqueda, más desde del crecimiento compositivo y espacial estructuralmente, porque antes componía desde la guata. Ahora fue un disco más mental y siento que eso lo hace muy diferente al mismo tiempo.

  1. Rude Boy’ – Mr. Twin Sister
    Si bien la canción en sí no tiene un parecido directo con alguna canción en particular, me gusta mucho lo que pasa en este track. Esa intimidad, los bajos y las baterías potentes con capas poderosas de sintetizadores; es oscura y misteriosa, aún así tiene esos juegos lúdicos con percusiones que me encanta. No escuché mucho esta canción mientras componía pero era un pendiente en mi memoria, eso del poder lograr esa fuerza en los bajos y el contraste de lo íntimo, con algo lúdico.

2. ‘Time’ – Arca
Reina, me encanta lo que pasa con las voces de Arca y los sintes, su mundo completo. Cuando empecé algunos temas la estaba escuchando harto, me llevó a disfrutar de esos sonidos que no existen y que se crean a partir de otras atmósferas y ruidos, y que ella los vuelve un bit, una voz, una cosa amorfa que da vueltas por el track. Creo que este tipo de música me ha ayudado mucho a no buscar la pretensión de la canción perfecta que siempre se me escapa de las manos, porque antes me esforzaba mucho por ser una chica pop correcta, igual que bueno que no resultó, soy mutante y esto me inspira.


3. ‘Twenty-something’ – Pet Shop Boys
Si los reyes del pop lo disfrutan yo también, después de escuchar está maravilla compositiva y de producción, siento que me obsesioné con siempre meter su reguetón-pop en mis discos. Me gusta experimentar y cuando escuché esta canción como que algo estalló en mi corazón pop, como que terminé de entender algo y empecé a comprender, a hacerlo propio y consciente. Se pueden mezclar cosas y que sean únicas, obtener resultados que, si bien podrían ser absurdos o inapropiados, lo mejor que puede pasar es que sea mutante y hermoso.


4. ‘Estreches de Corazón’ – Los Prisioneros
Honestamente, el Corazones es el único disco que he escuchado de Los Prisioneros y no me siento mal por este nivel de ignorancia, porque la verdad he estado escuchando música demasiado alternativa y gay toda mi vida como para que el pie forzado de toda casa, evento social y festejo no me haya terminado influenciando. Porque sí, estuvo ahí aunque yo no lo sintonizara, y terminó colándose en mis canciones: ese ser sufriente, ese alarido de voz chillona y moribunda de criatura compositiva en el fin del mundo. Jorge González se te mete en las venas aunque no lo invites, es como una droga que está en el agua y se vuelve parte de ti.


5. ‘Baptism’ – Crystal Castles
Definitivamente, uno de los referentes más obvios que se me escapan yo creo que es Crystal Castles. Es imposible que no porque fue mi lonchera alimenticia toda mi adolescencia, a pesar de no ser una banda que ahora escuche porque tiene una historia espantosa, que me pone idiotísima y que realmente me hace empatizar con lo que ahí pasó, porque hacer música muy joven a veces te expone a bullshit. Lo que quiero resaltar de esta elección es la energía que desborda Alice, porque ¡demonios!, sería una vocalista aburrida si no hubiera visto a esta mujer desdoblándose en los escenario y videoclips que veía cuando era chica. Gracias por tanto Alice <3.


6. Susumu Hirasawa
Este señor es un genio, sus shows en vivo son una locura del futuro. Llegué a él por una película que vi hace muchos años, que se llama Paprika, y después descubrí que también había compuesto otros temas de animes que me gustaron en el pasado, como el de Paranoia Agent.

Finalmente terminé viendo sus show en Youtube y quedé impresionada, creo que después de haber escuchado algunas de sus locuras compositivas se me ha quedado eso de meter sonidos y momentos raros en la canciones, instrumentos deformados también.

En este disco hay algunos temas con colaboración de guitarras a cargo de Adan Fresard (ASMR BRUJO) en ‘Bomboy’, ‘Daño’, ‘Zodiaco’ y ‘Venus’, pero otros como ‘Ready’, ‘Patinódromo’, ‘Once’ y ‘Tinieblas’ hay unas líneas que parecen “guitarras”, que compuse con un ukelele, que edité para lograr unas mutaciones sonoras.


7. El Museo del Extraterrestre Waiky en Andahuaylillas, Cusco
Cuando empecé este disco se vino la crisis social y la pandemia, todo junto, entonces me fui a Quintero unos meses. Ahí tuve algo de tiempo para volver a explorar las cosas que amo, entre ellas la arqueología, la vida silvestre, la mitología, cosas místicas, entre otras cosas que me apasionan.

Pongo esto acá porque ver este tipo de videos fue un método catalizador para el estrés al volver a la ciudad. Encima me vine a estudiar una carrera nada que ver con música, y los 20 minutos que tenía para almorzar o la media hora de descanso para bajar de la producción del disco antes de irme a clase, era ver en Youtube algún dron volando por las ruinas del mundo o algún documental del Perú que tanto me apasiona.


8. Mantra Tara Verde
Quizás el final de este recorrido de Diez Caminos se va volviendo un poquito dramático y cada vez más realista. No quiero obviar que terminar el disco fue bajo un fondo del Ministerio de las Culturas, y al final siempre existen retrasos, lo que significó terminar este proceso creativo desde febrero de este año hasta este reciente octubre. Tuve un burnout demasiado heavy unos meses antes de terminar Once, lo único que me calmaba era escuchar mantras y meditar para recuperar la conección con el mundo, entonces de alguna forma estas repeticiones se me colaron en el disco.


9. ‘Falling’ – Hercules & Love Affair
Necesitaba explorar una canción bailable que se pareciera de una buena vez a Hercules & Love Affair, algo que también me hiciera sentir que Playa Gótica es parte de mi mundo creativo. Así que creé ‘Venus’, en la que tocan Pipa y Criss, que son las bellezas a cargo de baterías y bajo respectivamentes, también toca la guitarra Adancito, lo que me pareció un éxito ya que hasta ahora solo había manejado sonidos electrónicos. Fue un desafío meterle violencia y espacio a todo, me quemé las pestañas creando un híbrido de banda real y travesti tecno, y siento que es un triunfo personal que me dejó demasiado contenta.


10. ‘Freebola’ – Glup!

Este también fue un éxito personal, me venía muriendo de ganas de meterle unos buenos WOoooooo oh oh a canciones desde que empecé a hacer música, y en este disco los metí hasta donde no van. Fue mágico, hay algunos por ahí escondidos medios robot que ni se entienden. No tengo nada más que decir, los caminos para componer son una locura.

POTQ Magazine  2005 - 2020