Niño de Elche: «Las discusiones me divierten, son parte de la performance»

Más cómodo en la propuesta que en la provocación, el músico, performer y escritor español es hoy sin embargo para los medios sobre todo un activador de polémicas. «El hombre que bombardeó el flamenco», lo llamó <em>El País</em>. Y, sí, su frente de enemigos está en la ortodoxia folclórica y nacionalista, ocupada hoy en el debate inconducente en torno a apropiacionismo cultural. «La paradoja es que este extremo conservadurismo está llevando a que surjan propuestas alternativas muy interesantes», dice en entrevista en Madrid el hombre que sólo en 2019 se ocupa en la promoción de dos discos, dos libros y una película.