Now Reading
Pixies: Nostalgia, valor y miseria

Pixies: Nostalgia, valor y miseria


Sideshow Lollapalooza Chile 2014.
Viernes 28 de marzo, Teatro La Cúpula, Santiago.
Fotos por Carlos Müller (cortesía de Lotus Producciones).

Lo que pasó este viernes en el Sideshow de Pixies fue una metáfora perfecta de la industria de la música actual, en diferentes niveles. En primer lugar, el Teatro La Cúpula estaba lleno e invadido por nostalgia noventera, concepto tan popular por estos días y que ha terminado por convertirse en la gallina de los huevos de oro ¿Por qué? Simple; el poder adquisitivo actual está en manos de quienes crecieron en aquella década, y su decisión es invertirlo en consumir todo lo que apunte a revivir su época más feliz.

Por otra parte, todos los asistentes fueron testigos de un error garrafal (que algunas personas de la productora le otorgaron a la propia banda y otras al booking): el show comenzó una hora y media antes del horario publicado tanto en los canales oficiales del festival como en los llamados de acreditación a la prensa. Así es como muchos sólo pudieron estar presentes en la ejecución de las últimas 14 canciones, incluyendo el encore. A las 21:30 hrs. sonaba ‘Here Comes Your Man’.

Llama la atención la ausencia de reclamos por parte del público. Se puede explicar en que muchos se aseguraron de llegar con mucha anticipación, pero también es posible que no te importe demasiado ver un concierto completo si lo estás tomando como una experiencia netamente social y de exclusividad. También intriga el poco control de la organización sobre los actos contratados. Es normal que un espectáculo comience con retraso, pero no 60 minutos antes. Si llevamos esta idea a lo práctico, los presentes estaban en su libre derecho de sentirse ultrajados porque los términos de la entrega de servicio cambiaron -por alguna razón- y no fueron recompensados por ello. Aún así, esto no pasó.

Vámonos a la aritmética: el show consistió en 34 canciones. La entrada tenía un precio de $44.800; por lo tanto, cada canción costaba $1.317,64. Como todo se adelantó sin previo aviso, quienes llegaron a la hora informada a través de las plataformas oficiales se perdieron 20 canciones; es decir, $26.352. Afortunadamente (para la productora) no hubo mayores alegatos. Cuando terminó la presentación era posible escuchar comentarios de la gente, pero al aire, nada formal. Tal como los que se oyen en las calles, apretados en el metro o en las filas de locales de comida rápida, en horario de oficina.

En cuanto a los 16 temas que esta servidora pudo presenciar (por haber llegado 20 minutos antes de lo anunciado), se puede decir que Black Francis y compañía cumplen de amplia forma con un repertorio hecho a la medida para meterse al público en el bolsillo. Es algo que han podido comprobar en terreno durante sus visitas previas, y que esta vez no fue excepción.

Algo curioso es lo que sucedió con la participación de Paz Lenchantin en bajo. Un detalle que trajo a la memoria el show solista de Chris Cornell en el 2011, cuando vino promocionado “Scream” (disco producido por Timbaland). En esa ocasión se percibió como una decisión consciente bajar el volumen de todas las bases compuestas por dicho arreglador, que poco y nada le gustaban al público. Y el sentimiento que quedó tras este concierto fue similar: ella estaba en una esquina, tocando sus líneas y coros en cuarto plano. Sólo en ‘Where Is My Mind?’ se pudo percibir su participación. Y es una decisión lamentable porque, aunque no exista figura en el mundo que pueda reemplazar a Kim Deal, ésta es una artista que merece atención y respeto por sí misma y por su carrera.

En resumen, la cita con Pixies resume lo dulce y lo agraz de la industria musical actual. Una nostalgia por la década del ‘90 que alegra tanto a empresas como a público, ya que aún es posible vender un repertorio como el que se presentó en el recinto. Una selección de canciones que es probable que resulte siempre, por el valor que posee en sí mismo. Y, por último, los peligros y miserias de lo que significa que esto se trate de un negocio, sumados a un consumidor pasivo al que no le importa exigir sus derechos.

SETLIST

1. Bone Machine
2. Wave of Mutilation
3. Head On (original de The Jesus and Mary Chain)
4. U-Mass
5. Crackity Jones
6. Ana
7. Mr. Grieves
8. Magdalena
9. Cactus
10. Gouge Away
11. Caribou
12. I’ve Been Tired
13. Brick Is Red
14. Bagboy
15. River Euphrates
16. What Goes Boom
17. Isla de Encanta
18. Blue Eyed Hexe
19. Monkey Gone to Heaven
20. Motorway to Roswell
21. Here Comes Your Man
22. La La Love You
23. Silver Snail
24. Nimrod’s Son
25. Ed Is Dead
26. In Heaven (original de David Lynch)
27. Andro Queen
28. Hey
29. Indie Cindy
30. Where Is My Mind?
31. Vamos

Encore
32. Tony’s Theme
33. Rock Music
34. Debaser

Pixies es una de las bandas que tocará mañana, domingo 30 de marzo, en el Claro Stage de Lollapalooza Chile 2014, como parte de la segunda jornada de este festival a realizarse en el Parque O’Higgins de Santiago.



POTQ Magazine  2005 - 2020