POTQ Magazine

★ Popular ahora

Artículos, Conciertos, Música, Noticias

Saturday Night Fiber – Auditorio Juan Carlos I [19.07.2008]

Publicado el 24 de Julio de 2008 por

200 artículos
no tengo imagen
  • Comentarios

snf.JPG

El Caballo de Troya del FIB Heineken para acabar con la edición madrileña del Summercase Festival fue el gran perjudicado en la guerra de festivales. A pesar de contar con un cartel de primera, únicamente unas 5.000 personas se acercaron al apartado Auditorio Juan Carlos I. Los grandes beneficiados: el público. El festival se convirtió en una especie de fiestra privada en la que los grandes invitados eran artistas como Morrissey o My Bloody Valentine. Todo un lujazo. ¿La crónica? Después del salto.

THE RUMBLE STRIPS

Víctimas de abrir el festival bajo un sol de justicia. A pesar de sonar voluntariosos, poco público se acercó al Auditorio Juan Carlos I a disfrutar de la banda londinense. Un concierto cortísimo que les sirvió para desgranar sus hits de su disco debut; aunque ni “Alarm Clock”, ni “Girls and Boys In Love” lograron despegar al poco público que se estacionaba en la barra del bar en busca de un refrigerio.

 

2684153529_a9cc00dab7.jpg

BABYSHAMBLES

Entre el concierto de The Rumble Strips y Babyshambles, pudimos ver que un hombre enjuto con sombrero se acercaba a los laterales de las vallas del público. ¿Un impersonator de Pete Doherty? No, era el propio Pedrito. Agradable y simpático, sonriendo al público que cada vez más se agolpaba en las primeras filas. Todo lo contrario a lo ocurrido cuando subió al escenario. Tengan ustedes en cuenta que en este concierto (como en todo lo demás) no intentaré ser objetivo en ningún momento, sino que serán testigos de un ejercicio de subjetividad suprema. Aclaraciones aparte, el espectáculo que íbamos a pasar a disfrutar momentos después, no dejó a nadie indiferente, marcando claramente dos grupos irreconciliables: los Dohertianos convencidos, felices por ver a su ídolo arrastrarse por el escenario; y los asistentes de festivales que les da lo mismo que grupo este programado. (Acaban ustedes de presenciar una clasificación completamente subjetiva y con una tendencia claramente favorable a Pedrito). ¿Pete Doherty salió claramente colocado? Sí, rotundo, pero ¿Acaso es novedad?. Y aún así cogió al vuelo la flor que le lanzaron desde el público antes de lanzarse con con “Killamangiro”. A lo largo del concierto, dio rendidas cuentas al “Shotter’s Nation”, con “Delivery” o “French Dog Blues a la cabeza, y a través de su apatía nos dejó entrever la actuación del personaje Doherty por excelencia: el rockstar. Cervezas, patadas al pie de micro, mocos al suelo, micrófono al público, petición de cigarrillos (y alegría por la aparición de un porro en el escenario)… y de vez en cuando canciones. El clímax del concierto: un “Fuck Forever” triunfal con el que terminó el concierto con unos irónicos (I hope) saludos nazis al público. Genio y figura

Babyshambles "Fuck Forever" (live @ Saturday Night Fiber 19/07/2008)

2693515664_b0be43014a.jpg

SIOUXSIE

La primera incertidumbre (segunda, si es que alguien dudaba si Pete saldría en perfectas condiciones o no) era el estado de Siouxsie en directo. No es lo mismo ser gothic diva en los setenta y saber sobrellevarlo treinta años después. Veredicto: la señorita (no hay otra manera de denominarla tras el directo) Siouxsie Sioux está en plena forma. Su irrupción en el escenario vestida de un híbrido entre Barbarella y heroína Manga disipó todo tipo de dudas. Dos alaridos la sirvieron para calentar la voz y un par de comentarios simpáticos para ganarse al público. Que el “Mantaray” es un disco notable ya lo sabíamos, pero que fuese capaz de dar un recital al más alto nivel fue una gratísima sorpresa que la convirtió en la dueña de unos de los grandes momentos de la noche. Desde sus “Somos viejos” a sus estiramientos de piernas, Siouxsie se hizo poseedora del escenario gracias a un tremendo cóctel de viejos temas legendarios cuando estaba con The Banshees-. Sonaron una revitalizada “Hong Kong Garden”, que hizo despertar a un público demasiado apático (¿cuánta culpa tendrá Sofia Coppola de esta reacción?), una coreada “Dear Prudence” y una impresionante “Happy House”, con una Siouxsie completamente chiflada al verse transportada a la casa del título. Para finalizar, el primer single de “Mantaray” y uno de los mejores temas del año pasado, un “Into a Swan” glorioso que hizo que el público quisiese más y preguntase cual era la razón por la que Mika aparecía por encima de Siouxsie en el cartel. La única pega: la ausencia de “Interlude” de la mano de Morrissey, pero todo no puede ser.

Siouxsie "Happy House" (live @ Saturday Night Fiber 19/07/2008)

2684262235_9bcb21f956.jpg

MORRISSEY

Media hora antes del comienzo del recital, se para la música de ambiente y comienzan a proyectarse vídeos en el telón blanco del escenario. Los primeros compases de “Bubble Gum” pusieron al publico al borde del éxtasis. De acuerdo, sólo me lo provocó a mí, pero es que ver en una gran pantalla a Brigitte Bardot en plena forma cantando un tema de Gainsbourg no es algo que se ve todos los días. Demostración de que lo que vamos a presenciar no es un concierto al uso, sino una expresión artística en toda regla. Si hay algo que no se puede reprochar al egocéntrico mancuniano es el arte conceptual de sus discos y actuaciones. Un verdadero canto a sus amores e ideales culturales, tanto en el campo cinematográfico como en el musical. Puntual, un inflado Morrissey salió al escenario junto a sus jóvenes e uniformados músicos. Digo inflado, porque esa es la única diferencia entre el Mozz joven y el actual. Su voz continúa tan intacta como su carisma sobre el escenario. Sin duelo, el que aquí escribe se vio arrollado por una sucesión de hits incontestable: “The Last of the International Playboys”,Ask”, “First of the Gang to Die”, “That’s How People Grow Up” y “Irish Blood, English Heart”. ¿Alguien puede quejarse ante tal comienzo de concierto? Veinte minutos después del comienzo del concierto no podíamos dejar de preguntarnos cómo habíamos podido vivir sin ver a semejante ser en directo y cómo era posible que hubiesen pasado 23 años desde la última visita de Mozz a Madrid. Tras la bella “I Want to See the Boy Happy” comenzó un repertorio atípico que fue una verdadera delicia para los fans del frontman: “Sister, I’m a Poet” (b-side del “Everyday Is Like Sunday”), “The Loop” (b-side de “Sing Your Life”), y entre medias una magistral “Vicar a Tutu” y su nueva y exitosa declaración de intenciones, “All You Need Is Me”. Pero Mozz no se mostró distante con el público, sino que se mostró dialogante y con ganas de bromear. Uno de sus bromas más conseguidas fue sobre una (ficticia o real) visita el día anterior a la FNAC (léase FENAC según el cantante), en el que al observar la sección de Más vendidos se dio cuenta que “the world is full of crashing bores”. El tema de “You Are The Quarry” se convirtió en uno de los más coreados de la noche, seguido de una más que correcta interpretación de “Why Don’t You Find Out for Yourself”, con la que hizo justicia por la no inclusión de ningún tema de “Vauxhall and I” en su último “Greatest Hits” (así como la aparición de “Billy Budd” momentos después). El regalo de la noche vino dado con la presentación de uno de los temas que formarán parte del próximo disco, “Mama Lay Softly on the Riverbed”, antes de la cual preguntó si seríamos capaces de soportar un tema nuevo. Un glorioso “Death of a Disco Dancer” de sus años con The Smiths, cuyo final sirvió para que Mozz desapareciese del escenario. Unos momentos que la banda aprovechó para lucirse musicalmente y que le valió como tiempo suficiente para cambiarse de camisa, ya que ésta había tornado del tono asalmonado del comienzo a un violáceo por el sudor. El retorno en el escenario vino dado con una cover de uno de los grupos que Morrissey admiraba de joven: Buzzcocks y su “You Say You Don’t Love Me”. La recta final vendría con otra sorpresa para fans “Stretch Out and Wait” y una alusión reiterada a los animales que mueren en España (¿hablaba de nosotros?) con “Life Is a Pigsty”. Como coda de semejante recital, una concesión al gran público: “How Soon Is Now?”, durante la cual se quito su segunda camisa y la lanzó al público. Mientras la banda continuaba con la inigualable melodía, Mozz recorrió el escenario dándonos la bendición por haber acudido a su concierto. Con todos ustedes, Stephen Patrick Morrissey.

Morrissey "The Last Of The Famous International Playboys" (live @ Saturday Night Fiber 19/07/2008)

2689718966_158546dfab.jpg

MY BLOODY VALENTINE

“Domino de fulgores estridentes, erótico y brutal” Ese podría ser el titular que ilustrase el retorno de My Bloody Valentine a la escena musical. Está sacado de la contraportada de la reedición de “Crash” de J.G. Ballard (Minotauro, 2008), pero podría casar perfectamente con el espectáculo que la banda practica en directo. Parece que Ballard estuvo escuchando “Loveless” durante la creación de su obra magna. Imposible, el libro es veinte años anterior a la irrupción de My Bloody Valentine, pero no veo una manera más perfecta de ilustrar la pulsión sexual entre automóvil y ser humano de la que nos habla Ballard (sin desmerecer en ningún momento el excelente score que Howard Shore hizo para la adaptación cinematográfica de David Cronenberg). My Bloody Valentine no es una banda que toca instrumentos, sino que logra fundirse con ellos, hacer el amor con ellos. Una música completamente orgánica, convulsa con la que logran contagiar al público ante semejante espectáculo. El comienzo con “Only Shallow” hizo que los 16 años de ausencia desapareciesen de un plumazo. Una explosión que dio comienzo a una locura de concierto, completamente medido pero que nos hizo sentir espectadores de un acontecimiento histórico. ¿Alguien no se enamoró de Bilinda Butcher y su vestido rojo? Es una verdadera maravilla escuchar “When You Sleep” o “Come In Alone” en directo con tanta calidad. Benditos cien mil altavoces en el escenario. Una apabullante y mágica “Soon” dio paso a “Feed Me With Your Kisses”, para acabar con una genial “You Made Me Realise” con unos cacareados quince minutos de distorsión. El sumun de la genialidad de una banda que consiguió encandilar a los fans fatales y escandalizar a los despistados.

My Bloody Valentine "When You Sleep" (live @ Saturday Night Fiber 19/07/2008)

Lo malo de asistir a un concierto de My Bloody Valentine es que todos tus sentidos y tu cuerpo queda exhausto sin ganas de nada más. Así que decidí ejecutar a unos Hot Chip que en otra ocasión no me hubiese importado nada verlos y haber bailado sus temas. A Mika no tenía pensado ni acercarme al escenario, así que no fue una sorpresa que no le viese. Fue una buena idea, tanto para mí como para él, ya que si llego a estar presente cuando interpretó la cover de “Just Can’t Get Enough” de Depeche Mode podría haber habido más que palabras. Parafraseando a Patrick Wolf: “Mika is a crap”. Pues eso.

blog comments powered by Disqus