Cibo Matto: No fue suficiente

El concierto de <strong>Cibo Matto</strong> en Chile era una cita con las dos décadas de carrera de una banda original y exitosa. Con los <em>hits</em> que catapultaron a las japonesas a cierto grado de fama, ganando también un espacio dentro de la denominada “buena música” (la popularidad no es necesariamente proporcional a la calidad). A eso de las 22:45 hrs. los asistentes (alrededor de 500) chiflaban y gritaban, expectantes; en su mayoría, personas ansiosas por este espectáculo tras sufrir el hiato de casi diez años y celebrar el reencuentro en el 2011.

Capital Cities: Un futuro brillante

Aquellos familiarizados con <strong>Capital Cities</strong> saben que en el escenario son una mezcla inagotable de diversión y energía. Antes de que subieran al del <strong>Sala Ómnium</strong> anoche se pudo disfrutar de la propuesta de <strong>DJ Valderrama</strong>, y la emoción en el público estaba latente; los presentes miraban la hora, miraban al escenario, volvían a mirar la hora. La evidencia en video de shows previos mostraba no sólo que <strong>Ryan Merchant</strong> y <strong>Sebu Simonian</strong> logran conectarse con el público, sino que también toda la banda participa dentro de su gran fiesta. Y esta vez no fue la excepción.

Capital Cities – In a Tidal Wave of Mistery (Capitol)

Años atrás, Black Francis encontró a Kim Deal publicando en los avisos clasificados que necesitaba una bajista. Y no hace tanto, <strong>Ryan Merchant</strong> fue quien, utilizando Craigslist (página web donde la gente busca y ofrece servicios), encontró al productor <strong>Sebu Simonian</strong>. Comenzaron creando canciones para empresas como Honda y Wal-Mart bajo su productora <strong>Lazy Hooks</strong>, y desde ahí evolucionaron hasta convertirse en <strong>Capital Cities</strong>. Han declarado que trabajar escribiendo música para comerciales fue un verdadero entrenamiento para la vida que llevan ahora, y eso se nota.

Pixies – EP-2 (autoedición)

En realidad, éste es el tercer EP de <strong>Pixies</strong>. Primero estuvo el homónimo que lanzaron en el 2002, aunque está formado por canciones grabadas a fines de los ‘80. El segundo es el ya conocido “EP-1” del 2013, material creado sin la adorada bajista Kim Deal y presentado como el regreso oficial de la banda. A pesar de que este trabajo proviene de la misma sesión, fue lanzado aparte y con meses de diferencia. En esos días ya se anunciaba un “EP-3” para abril (que finalmente se adelantó para marzo), mientras el grupo confirmaba más de treinta presentaciones a lo largo de Latinoamérica donde tocarían con Paz <strong>Lenchantin</strong>, la reemplazante de la reemplazante de Deal.

Especial Arcade Fire: The Suburbs (Merge)

Tal vez un disco titulado <strong>“The Suburbs”</strong>, con una portada difusa que deja entrever un auto, una casa y un árbol no sea precisamente algo atractivo. La unión entre carátula y título parece muy literal para ser cierta. Pero ese mismo álbum ha recibido gloriosos premios y cuantiosos elogios por parte de la crítica. ¿Qué es lo que lo hace tan grande? ¿Será su temática, su lírica, sus sonidos barrocos? ¿Su innovación extraña, tal vez? Es difícil decirlo, porque a fin de cuentas la respuesta es una mezcla de todo aquello y más.

Baúl POTQ: Pixies – Surfer Rosa (4AD)

El álbum que inspiró a Billy Corgan, a PJ Harvey y al mismísimo Kurt Cobain. El hermano grande de “Come On Pilgrim”. Con mal desempeño en las listas cuando salió, ahora es habitual encontrar a <strong>“Surfer Rosa”</strong> dentro de ránkings de mejores discos. Crudo y sucio, se caracteriza por voces violentas y temáticas bizarras. Ni hablar de su heterodoxo proceso de grabación, donde algunos coros fueron registrados en el baño del estudio. Dentro de todo, una obra marcada por la constante intención, casi con urgencia, de sonar diferente a lo establecido.

New Order – Lost Sirens (Warner Music UK)

Cuando <strong>New Order</strong> comenzó el proceso de grabación del disco “Waiting for the Sirens’ Call” (2005) se creó una interesante cantidad de material, pero no todo fue usado. De esas composiciones no incluídas se rescataron las ocho que encontramos en <strong>“Lost Sirens”</strong>, cuya fecha de lanzamiento se retrasó debido a problemas de derecho de autor entre <strong>Peter Hook</strong> (a estas alturas, ya ex bajista de la banda) y los demás involucrados.

Foals – Holy Fire (Transgressive)

<strong>Foals</strong>, banda oriunda de Oxford, cuenta con tres discos a su haber. <strong>“Holy Fire”</strong> es el tercero y, además, el “distinto” en relación a sus predecesores. Grabado en Londres, es difícil de clasificar dentro de algún estilo; hay quienes lo definen como parte del <em>post-punk</em>, mientras que otros lo catalogan de rock alternativo o incluso de <em>art rock</em>. Pero la única manera de saber como suena es la obvia: simplemente escuchándolo.

Dënver – Fuera de Campo (Precordillera)

<strong>Mariana Montenegro</strong> y <strong>Milton Mahan</strong> se conocen. Se agradan. Se vuelven amigos. Se enamoran, pololean. Como <strong>Dënver</strong> lanzan <strong>“Totoral”</strong> en el 2008 y <strong>“Música, Gramática, Gimnasia”</strong> en el 2010. La pareja deja de ser pareja en algún minuto misterioso e inubicable en la línea temporal, pero la banda sigue siendo banda. Gana fama, le llueven elogios. Y este año recibimos su más reciente trabajo, <strong>“Fuera de Campo”</strong>, pese a las confusas declaraciones sobre la separación del grupo. Ya va a llegar el día en que comprendamos qué ocurrió, pero en realidad ni siquiera importa. Porque, al fin y al cabo, están juntos.

Of Montreal – Lousy with Sylvianbriar (Polyvinyl)

Es posible que el disco más conocido de <strong>Of Montreal</strong> (banda que, vale la pena recordar, no proviene de esa ciudad sino que de Georgia, Estados Unidos) sea <strong>“Hissing Fauna, Are You the Destroyer?”</strong>, del 2007: colorido y engañoso, con líricas depresivas aunque las melodías parezcan alegres. En <strong>“Lousy with Sylvianbriar”</strong>, su doceavo álbum de estudio, la tónica es distinta. Oscura y triste, desde el primer track hasta el último, es una mescolanza de rock con grandes rasgos de psicodelia, incluyendo aspectos del funk, la electrónica e incluso el <em>glam</em>.

Arctic Monkeys – AM (Domino)

<strong>Arctic Monkeys</strong> ha lanzado un disco que supera todos sus trabajos predecesores. Un álbum en que la banda proveniente de Sheffield contó con la colaboración de <strong>Josh Homme</strong> (Queens of the Stone Age) como vocalista y letrista; y cuyo título minimalista fue replicado del <strong>“VU”</strong> de <strong>Velvet Underground</strong>. ¿Por qué? Según <strong>Alex Turner</strong>, <em>frontman</em> del grupo, porque <strong>“AM”</strong> en sí está inspirado en dicha placa.

Vampire Weekend – Modern Vampires of the City (XL)

Concebido como la reunión de los integrantes de <strong>Vampire Weekend</strong> tras el descanso que se dieron, <strong>“Modern Vampires of the City”</strong> intenta, curiosamente, volver a lo que era la banda en sus comienzos. Según declararon, su segundo álbum entregó una imagen errónea de su música (la explicación siendo que <strong>“Contra”</strong>, del 2010, no era adecuado para representarlos), por lo que produjeron este trabajo con ánimos de volver a las raíces. Y lo lograron.

Phoenix – Bankrupt! (Loyauté)

Originarios de Versalles, sumidos en un indie electrónico y coetáneos de Daft Punk, los franceses <strong>Phoenix</strong> estrenaron en enero de este año <strong>“Bankrupt!”</strong>, un quinto trabajo que sigue la fórmula de sus antecesores: canciones rápidas y dinámicas, con melodías creadas para retener la atención del oyente. Acompañadas con letras amistosas y honestas (aunque, a veces, un tanto confusas), proponen que escuchar este disco sea una experiencia grata.